28/12/11

LA CULTURA


¿Qué es la cultura? No es escuchar una ópera. Es saber que existe la ópera y desmitificarla, respetarla. Cultura no es leer un libro. Es el intento por comprenderlo. No es ver bailar a un danzante y luego aplaudir. Es que el esfuerzo convertido en arte, sobre el escenario, nos sobrecoja el alma. No es la fórmula rigurosa escrita en la pizarra; es su plasmación práctica y las horas de estudio y dedicación. 

Así pues cultura es, sobre todo, tener la posibilidad de acceder al conocimiento, para enriquecernos, crecer y dignificarnos. Pero antes es poder crear ese conocimiento. Por eso la cultura encuentra en la educación su herramienta más propicia. La educación nos prepara para la cultura.  

¿Queremos una cultura selecta, pensada por y para las minorías? ¿Queremos una cultura popular, de masas? ¿Queremos una cultura folclórica? ¿O no es menester diseccionar, excluir, porque hay espacio para todas ellas? Lo hay. La política debe buscarlo, inventarlo, hacerlo real.  

Se sabe que el poder se ha distanciado de los ciudadanos cuando pone kilómetros entre ellos y la cultura. Porque la cultura, aunque su autor sea un ermitaño, brota del tejido social, al que la gestión política se debe. La cultura constituye el impulso vital de los seres humanos, de las sociedades. Es también las más ancestral, y por fortuna nunca satisfecha, de sus necesidades espirituales. En el momento en que el político da la espalda al hombre culto; en el momento en que la política se divorcia de la cultura, el avance social se empobrece, va quedando asolado, se va reduciendo. Y entonces no hay progreso, sino pura inercia, es decir, movimiento inerte.

Entonces, ¿qué pueden hacer las Administraciones Públicas por la cultura? Desde luego no pueden crearla: está implícito en las cosas que la cultura no emana de los hemiciclos. Pero la cultura es tan amplia, tan onmicomprensiva, que también en los hemiciclos se refleja, o se echa de menos. Tampoco pueden escindirla, porque es inherente a la cultura, como a la auténtica política, la diversidad, lo plural, el hecho diferente o incluso contrario al dominante.

Quizás debemos preguntarnos, no qué puede hacer la Administración, sino qué debe limitarse a hacer. Mi idea es clara: prestarle atención a los hechos culturales y después procurar difundirlos. Sin pensar por anticipado en jornada electoral alguna. Nada más puede hacer. Y nada menos. La política, cuando se trata de cultura, no pone estrictamente el impulso creador; pone los espacios, sin temor alguno, sin esperar reverencia. Da a la cultura lo que únicamente la cultura requiere de la política: libertad, capacidad y oportunidad de ser oída.

La cultura empieza por lo más asible, por lo más sencillo. ¿Por qué no adornar los parques públicos con notas musicales los fines de semana y hacer más gratos los paseos? ¿Por qué no repartir libros de escritores autóctonos en las playas, durante el verano? ¿Por qué no organizar un concurso de poesía, o de pintura, o de teatro, entre los alumnos y alumnas de todos los colegios de la ciudad? ¿Por qué no llevar alguna vez una pequeña farándula a las barriadas? ¿Y por qué no convocar un concurso de mímica? ¿Y por qué no declarar el “Día Municipal del Árbol” y que cada familia traiga una semilla que plantar en nuestros parques y jardines?

5 comentarios:

Bárbara Himmel dijo...

Porque a la clase política no le conviene,porque un artista es la voz del pueblo en cualquiera de sus disciplinas y siempre toma partido de los discursos de uno u otro...
en consecuencia si quedan alineados se transforman en ese pedacito de cultura "popular" que engañosamente nos presentan para ocultarnos el 90 % restante no alineado que se conoce si y sólo si eres parte del ámbito....
Qué bueno sería repartir libros...en playas ,parques y jardines...
escuchar a músicos ambulantes en eso mismos sitios,ver obras de arte o casi..sin necesidad de saber que es por una cuestión meramente necesaria para la caridad o por la necesidad misma de los individuos!!
Mucha luz...
Bali

OZNA-OZNA dijo...

comparto una a una las letras de nuestra querida y admirada amiga y poetisa Barbara.
Muchos besinos de esta admiradora que te desea feliz año nuevo y se queda a residir en tu morada habitada por arte y belleza.

TORO SALVAJE dijo...

Todas las propuestas del último párrafo me parecen geniales.

Vengo del blog de Bárbara.

Saludos.

Gladys dijo...

Hola José Antonio bengo del blog de Barbarita tienes un muy buen blog una entrada muy interesante, deseo te valla muy bien, ácido un gran placer leerte.
Un abrazo grande que estés muy bien.

Rebecca dijo...

hola José Antonio,
Vengo del blog de nuesra amiga com´n Barbara Himmel.
Tu post es muy interesante. Muy juicioso lo que se propone.

Ya te sigo, espero venir a menudo a leerte.

un abrazo ^^